INVENTARIO TEATRAL

Sería imposible hablar de las obras teatrales de todo un año abordando solamente el trabajo de uno de los tantos protagonistas de la escena mexicana, así como sería quimérico hacer un recorrido por todos los montajes que se realizaron durante los precedentes 350 días. La diversidad y el número convierten en mayúscula la tarea. Sin embargo, recordar algunas de las obras que tienen como punto en común a un oficiante del quehacer teatral, es un buen ejercicio para confirmar el actual vigor del arte escénico mexicano.    

El dramaturgo, actor y director Antonio Zúñiga Chaparro es una de las figuras más distintivas del teatro hecho en México. Este año, con perfecto tino, estuvo relacionado a montajes que obtuvieron muy buenas críticas por parte del público y medios nacionales. Recordemos por ejemplo el éxito de asistencia en el Foro Sor Juana de Por favor, no mande riñones por correspondencia en donde los actores y los personajes se tundían frente al público, tanteando los límites entre teatro y realidad mientras representaban a famosos asesinos seriales; obra actuada y coescrita por Zúñiga. También de su autoría es Mamá corazón de acero, un acercamiento a la vida de Bertolt Brecht, que se presentó en el Julio Castillo, y aunque estuvo dirigida principalmente al público infantil, hubo adultos que la gozaron más de una vez.   

De la pluma o teclado de Zúñiga surgieron, directamente a la escena, obras como Huellas de personajes ficticios a la luz de la luna realista, la cual se presentó en el Festival Internacional Chihuahua y en la Muestra de Artes Escénicas de la Ciudad de México. En el Programa de Salas de Urgencia se montó El enigma del Serengueti, mientras que en la Casa del Teatro pudo verse Rebelión, una adaptación de Zúñiga sobre la conocida novela de B. Traven. Además de las anteriores, volvió a escena en el Cenart, a casi un lustro de haberla escrita, su tragedia Rompe-cabeza.

Zúñiga Chaparro aportó también su actuación en Los asesinos de David Olguín, y Cuerdasde Bárbara Colio (texto ganador del Premio Nacional de Dramaturgia 2010).   

Divergentes en temas y preocupaciones escénicas, las ocho puestas aquí citadas tuvieron como común denominador a un hombre de teatro con vastas facetas.

Por otro lado, si quieren ir al teatro en estos días de asueto, en La Capilla se estrena Los antinavideños;  textos de humor negro que en el nombre llevan implícitos el juego y la reflexión.    

Elman Trevizo

página del escritor Elman Trevizo