Sobre la raya

¿Tienes dudas respecto a cuándo y cómo señalar los diálogos en tus cuentos, novelas o relatos?  ¿Sabes cuándo utilizar las rayas (comúnmente llamados guiones) y cuándo las comillas?

Aquí te explico todo lo relacionado con ello para que pongas en tu texto las rayas donde van. Eso servirá para que el lector identifique cuándo habla o piensa el personaje, y cuándo interviene el narrador. Evitando así la confusión.

  1. Por regla general, en México y el resto de Hispanoamérica, se utiliza el guion largo o raya para marcar los diálogos; es decir, lo dicho en voz alta.

—Será mejor que te vayas —dijo el inspector al individuo—. Si vuelvo a verte aquí te voy a arrestar.  

  • Si después de la intervención del narrador sigue el diálogo del personaje, se coloca otro guion y un punto y seguido; o bien, se pone una coma. El punto y seguido se coloca cuando es necesario para el ritmo del diálogo. Mientras que se pone coma cuando lo dicho por el personaje sigue en la misma idea. En el anterior ejemplo era necesario el punto. Aquí va un ejemplo con la coma:

—Supongo que debo hacerlo —añadió, dando por concluida la conversación—, será mejor que me ponga a trabajar.

  • En inglés varía esa convención, ya que en muchas ocasiones ponen entrecomillado el diálogo. Aquí en México (y en el resto de los países de Hispanoamérica) son los pensamientos los que suelen escribirse entrecomillados. Suele también colocarse una coma antes de poner la intervención del narrador. Fíjate en este ejemplo en donde la coma va antes de “pensó” (que es donde empieza a hablar el narrador):

«Mañana sábado toca dar curso», pensó el escritor antes de irse a dormir.

  • Los pensamientos entrecomillados suelen ir dentro del párrafo. Ejemplo:

El escritor estaba frente al escritorio. Apagó la computadora y se dirigió al cuarto. «Mañana sábado toca dar curso», pensó antes de poner la cabeza sobre la almohada y cerrar los ojos. Soñaría con sus alumnos.

  • Para colocar el guion largo utilizo un atajo con el teclado numérico con Alt+0151, para que no anden buscando un guion largo para pegarlo. Solo pulsen ALT, al mismo tiempo que ponen 0151 con el teclado numérico de su computadora.
  • Recuerda siempre utilizar otro párrafo cuando hable el personaje. Así:

Todos se reunieron frente a la casa. Había un tremendo alboroto, discutían unos con otros, era un caos.

―Tenemos que organizarnos ―decía una de las mujeres―. No podemos vivir peleando. 

NO se hace así:

Todos se reunieron frente a la casa. Había un tremendo alboroto, discutían unos con otros, era un caos. ―Tenemos que organizarnos ―decía una de las mujeres―. No podemos vivir peleando. 

            Si lo hacemos como el ejemplo anterior podemos crear confusión.

  • Cuando solo colocas el diálogo del personaje, no es necesario poner un guion de cierre, solo el de apertura y un punto que avisa que el diálogo termina. Así:

—Ya estoy aquí. No te preocupes.

NO se debe poner así:

—Ya estoy aquí. No te preocupes—.

NI así:

—Ya estoy aquí. No te preocupes.—

Solo dejamos el punto final:

—Ya estoy aquí. No te preocupes.

  • Es importante aclarar que no se debe poner la intervención del narrador inmediatamente del punto final, porque el lector pensará que sigue hablando el personaje. Por eso, la intervención del narrador se pone en otro párrafo.

—Ya estoy aquí. No te preocupes. Estaremos bien.

                David sabía que nada estaba bien. Tenía claro que la guerra seguía afuera.

NO se pone así:

—Ya estoy aquí. No te preocupes. David sabía que nada estaba bien. Tenía claro que la guerra seguía afuera.

En este último ejemplo no se separa el diálogo y la intervención del narrador. Por eso está mal utilizado.

  • En uno de los primeros ejemplos que puse, el personaje tiene dos intervenciones seguidas. Es importante que esas dos intervenciones se pongan en el mismo párrafo así:

—De acuerdo, me voy —dijo Juanito—, pero luego no digas que no te lo advertí.

No se pone así:

 —De acuerdo, me voy —dijo Juanito.

 —Pero luego no digas que no te lo advertí.

Si lo pones con dos guiones de apertura (en diferente párrafo) dará la impresión de que hablan dos personajes diferentes.

RECAPITULANDO: el guion largo nos indica que el personaje habla y se cierra con otro guion largo.

También recuerda que si habla otro personaje se marca con otro guion, en otro párrafo.

—Se solicita la ayuda de la policía —dijo el payaso.

—¡Nada debe hacer la policía aquí! —repuso el enfermero.  

Espero les sirvan de algo estas recomendaciones.  

página del escritor Elman Trevizo