oscar liera, LA DEMOLICIÓN DE LO OCULTO

Elman Trevizo

Algunos de sus textos podrían ubicarse en el teatro fantástico, por la forma en que aborda temas del transcurrir cotidiano para llevarlos a una esfera de irrealidad en donde todo es posible y al mismo tiempo sorprendente, al potenciar los símbolos que en su extrañeza encierra dicho mundo.
En la mayoría de sus 36 obras, Oscar Liera (Culiacán, Sin. 1946-1990) hizo una punzante crítica a los mitos que en los pueblos del norte de México siguen acrecentándose: el culto a la figura de Malverde, el efecto mágico de algunas hierbas, la adoración a ciertas reliquias religiosas, los chismes como constructores de verdades e incluso la adoración a ciertos políticos de habla estrafalaria; detonando con dichos textos una dramaturgia aldeana que aspira a la universalidad.


Enfatizó también las relaciones familiares que suceden de una manera torcida, pues los conflictos se dan en un latente subtexto en donde el cumplimiento de los deseos es más fuerte que cualquier convención social. Los personajes caminan hacia la aparente realización de sus sueños que, sabemos, no serán posibles. Todo se queda en la indeterminación, pues el telón desciende antes de tiempo o alguien olvidó bajarlo. Liera reafirma esa imposibilidad en casi todas las acotaciones finales de sus obras, ya que en lugar de cerrar la anécdota empieza otra con iguales ramificaciones.
El dramaturgo sinaloense escribió mayormente obras cortas, llevando al límite el cuidado de la palabra, sin desperdiciar diálogos que no aportaran nada al efecto deseado, aunque algunos directores prescinden de sus didascalias, pues hay en éstas un peculiar tono narrativo a manera de explicación de las acciones o la semblanza de los resortes emotivos de los personajes.


El director Ludwik Margules toma como punto de partida el montaje que realizó de la obra Camino rojo a Sabaiba, para señalar: “toda obra debe ser realista, pero aquí con mucho más ahínco traté de hacer más verosímil la creencia en el mito y luego la necesidad de demolición”. Líneas más adelante, en sus memorias, Margules habla de la extraña recepción que tuvo en Culiacán dicho montaje, pues en el auditorio donde se presentó, la gente no podía separar la obra de la personalidad de Liera.
No es extraño que en dicha representación ocurrida a nueve años de la muerte del integrante de la Nueva Dramaturgia Mexicana, los asistentes relacionaran al protagonista de la obra con su creador. Liera fue controversial porque en sus textos habla de los secretos y la hipocresía que se esconden en las familias y en las religiones. Según él, sólo hace falta empezar a dialogar para que todo quede al descubierto.
En Camino rojo a Sabaiba Liera se emparenta con Rulfo, pues hace convivir a vivos y muertos en un pueblo a donde llega el teniente Romero después de una batalla. Ahí empieza a desvelar lo que todos tratan de mantener oculto.
A casi veintiún años de su muerte, se puede encontrar el teatro escogido mas no la obra completa de este poeta dramático que fue tres veces acreedor al Juan Ruiz de Alarcón, uno de los premios más importantes otorgados al teatro mexicano.

Elman Trevizo
Texto publicado originalmente en el suplemento Laberinto de Milenio.

Libros de Oscar Liera en Amazon

Contacto con Elman Trevizo

Más información:

Mis libros para niños

Mis libros para jóvenes

Talleres literarios que imparto

Descarga algunos de mis libros gratis

Mis obras de teatro para descargar

Recomendaciones de libros para niños

Mis libros en Amazon

Artículos sobre literatura y teatro

Una lectura diaria: recomendaciones de libros para todo público

Mi canal de Youtube

página del escritor Elman Trevizo